martes, 2 de junio de 2020

CORONAVIRUS y SU ORIGEN


Mi visión como Veterinario Homeópata:  En estos días de pandemia, de aislamiento, solemos preguntarnos, cual fue el origen de todo esto. Escuchamos diferentes teorías, que un virus de los vampiros, que fue fabricado por los chinos, que fueron las Multinacionales Farmacéuticas, que detrás están expresidentes, WilliamGate, etc. Son tantas, especulaciones, tanto ruido, tanta información, que nuestro cerebro se agota, pues no sabe por cual comulgar. Se nos llena el disco duro y no hay cabida para nuestro propio pensamiento o nuestro propio proceso de comprensión. (no pensamos, somos pensados)
Olvidándonos del complejísimo, y buscando la simpleza, solamente preguntarnos que es un virus:
-       Microorganismo compuesto de material genético protegido por un envoltorio proteico, que causa diversas enfermedades introduciéndose como parásito en una célula para reproducirse en ella.
-       Programa de computadora confeccionado en el anonimato que tiene la capacidad de reproducirse y transmitirse independientemente de la voluntad del operador y que causa alteraciones más o menos graves en el funcionamiento de la computadora.
Cualquiera de las 2 definiciones nos sirve. Pero vayamos un poco más allá y profundicemos;

Un virus es una secuencia de ARN o DNA, que esta obligado a buscar una célula para su reproducción, por si solo no puede (a diferencia de las bacterias). Se mete en ella y busca los genes o secuencia de nucleótidos, para cortarlos y así copiarse (copy & paste) Es interesante ir asociando la situación o mecanismo de acción, cuando lo vemos a nivel molecular, el Virus termina siendo un chupasangre, vampiro celular, y el origen dicen por ahí, es de los murciélagos. Como es abajo es arriba dice la filosofía hermética. Este virus se inserto en lo profundo de cada país, si asemejamos al país como una célula del planeta, llego a lo profundo, y se multiplica sacrificando células-humanos-ciudades-poblaciones.

Intentar contenerlo, o aislarlo, es en cierta forma un camino erróneo, pues es imposible en un sistema complejo, donde todos estamos relacionados con el todo y entre todos.

Esperar a que se fabriquen las vacunas para que nuestras células B (anticuerpo B) logren reconocer un invasor, nos tomará un buen tiempo, (nuestro sistema inmunológico adaptativo es lento) mientras tanto las células T (Anticuerpos-T)  tendrán que hacer lo suyo y trabajar mas de la cuenta, y porque entonces, la medicina no se enfoca en estimular este tipo se guerreros (Anticuerpo-T) que los tenemos aquí y ahora y hasta fácil de producir? …… como?

Todos los animales contamos con unos medicamentos que nosotros mismos fabricamos, son unas hormonas supremamente poderosas, que se llaman endorfinas (serotonina – dopamina, oxitocina, en general péptidos opioides) que son considerados neurotransmisores, que generan bienestar.

¿Como se estimulan la producción de endorfinas?
-       Ejercicio
-       Respiración
-       Luz Solar
-       Actitud Positiva
-       Cualquier cosa que sea lo opuesto al ESTRÉS

¿Porque el Sistema Medico, no se enfoca más en generar Salud y se queda pegado en tratar a la enfermedad?

En mi caso, hace más de 30 años que no utilizo el Sistema Médico, ¿no sería justo y estimulador que el Estado me bajara la prima del seguro médico? Cuánto dinero le he ahorrado al sistema, ¿al no utilizarlo?, y no sería más bien un estímulo, ¿mantenerme saludable? (Alimentarme mejor, Ejercitarme más, mejorar mis hábitos, contactarme con lo positivo, la risa, el bienestar, alejarme del estrés)

Lamentablemente el sistema premia al enfermo, pues le manda para la casa incapacitado, y se le paga por no trabajar, consume recursos de salud y recursos económicos

¿Dónde está el vampiro?  en la selva? ¿En China? ¿En el virus? ¿En el sistema económico? ¿En los sistemas de producción? (producción transgénica), en nuestro sistema de vida? ¿O en nuestra mente?


martes, 21 de abril de 2020

TELEMEDICINA HP


Hace 5 años, me encontraba en un centro comercial almorzando con mi hijo en Santiago de Chile, cuando Fredy me escribió por WhatsApp desde su finca en la Calera, consultándome sobre una vaca enferma. Después de prescribirle el medicamento homeopático para su vaca, me acorde que Fredy había sido profesor de Daniel (mi Hijo) y en ese momento le mande una foto, a lo cual me pregunto…. Ahhh Daniel está en Bogotá? ¡no… yo estoy en Chile!, y bueno… en ese momento tome consciencia que desde hace un buen tiempo venia prestando este servicio de telemedicina con las llamadas de mis pacientes, y ahora con estas facilidades que tenemos de WP, Skype, FaceTime etc… podemos solucionar muchas urgencias y también muchas consultas llamémoslas pequeñas, que ayudan a resolver situaciones de salud de nuestros pacientes. 


Hoy día, el Coronavirus nos obligó a utilizar la tecnología para el Tele-Trabajo, Tele-Medicina, Tele-Jurídica, etc. Etc. Y por otra parte gracias a que la vida me obligó a practicar mucha clínica, y como enamorado de la vida y de la naturaleza, viendo y analizando sus manifestaciones, donde los síntomas nos están hablando y nos están diciendo que detrás de un virus, parásito, hongo, etc, hay causas más profundas,  donde los homeópatas nos apoyamos en sus síntomas mentales generales y particulares, de esta manera encontrar el “Simillinum” (medicamento más similar) el cual actúa estimulando el sistema inmunológico y así la VIS MEDICATRIX NATURAE (Poder Curativo de la Naturaleza).

No hace mucho, algunos colegas me criticaban, que no se podía hacer consultas homeopáticas en forma virtual, porque no era lo mismo, tener al frente al paciente, que por medios virtuales. Esto es cierto parcialmente, pero cuando el médico es un buen clínico, y para sus diagnósticos no requiere de tantos exámenes de laboratorio, tan frecuentes hoy en día, utilizando conceptos de  fisiopatología, la aproximación virtual se convierte en una excelente herramienta.

Estimado lector, hagamos uso de las tecnologías de la comunicación, y no esperemos a que las enfermedades avancen. Basta un click, y estoy para servirle.


martes, 21 de enero de 2020

EUTANASIA UN ACTO DE AMOR


Hace poco, Avril, una perrita Beagle, que acompaño a sus 2 madres (Marina y Nataly) por 14,5 años, pidió descansar y cerrar su ciclo. Sus madres humanas, lo entendieron, y lograron sobreponerse a una enfermedad que la estaba carcomiendo lentamente; y actuando desde el amor, accedieron a que Avril se quedara dormida con la ayuda de la droga anestésica. Quedó dormida sobre un papel donde se le escribieron frases de agradecimiento y de despedida. Se le colocó una música dedicada al amor, y se le encendió una vela, para que ella encontrara su camino hacia la Luz Divina. Se fue a su entierro con un collar de perlas, simbolizando  la fortuna de haberla tenido. Su corazón se detuvo en forma suave y sin dolor. Gracias a Dios, aún podemos actuar desde la caridad y con amor, con un procedimiento médico.



Afortunadamente para nuestros amigos peludos, aún podemos tener este acto médico, que lo llamamos eutanasia para aliviar el dolor y sufrimiento con que nos vemos enfrentados al final de sus vidas.  Momento en que el paso de los años marca su huella en los órganos y estos dejan de funcionar ya sea por desgaste o por la LEY de la FLECHA del TIEMPO. Todo tiene un principio y todo tiene un fin. Cuando se cumple un ciclo llega lo inevitable.

Muy frecuentemente me veo enfrentado con pacientes geriátricos y que después de intentar un sin número de tratamientos, las lesiones de los órganos ya son estructurales, no hay reverso y sabemos cuál será el futuro.

No debemos comparar la muerte de nuestra mascota con la pérdida de un ser querido humano, pues son diferentes. Pero lo cierto, es que hay mucho dolor, porque fueron estos amigos peludos, unos amigos incondicionales, que no conocían lo que significa rencor o resentimiento, carentes de envidias y egoísmos, y seguro que su misión o más alto fin de su existencia, fue la de darnos lecciones de vida. Muchas veces fueron filtros de nuestros procesos, muchas veces son esponjas de nuestras enfermedades o desequilibrios.

Por eso nos duele muchas veces más la pérdida de un ser indefenso y dependiente de nuestra bondad. Por eso cuando llega el momento, debemos preguntarnos qué es lo mejor para él, dejar a un lado nuestro egoísmo.

Todos coinciden en una sola respuesta: 
QUE NO SUFRA.


 ¿Si ellos nos enseñaron el significado de la palabra AMOR, por que no dársela?